Ventajas de leer libros y cómo adquirir el hábito

Ventajas de leer libros y cómo adquirir el hábito

Ventajas de leer hay muchas, pero algunas son aún más relevantes en tu vida diaria, te contamos cuáles son y cómo te benefician.

¿Te gusta leer? Estamos seguras que sí, razón por la que estás leyendo este artículo en Mission Moms. Y… ¿qué tal los libros? Hoy te contamos algunas ventajas de leer.  

La lectura es un hábito que nos inculcan en la escuela desde que somos pequeñas; los gobiernos han creado decenas de campañas para fomentarla; pero la realidad es que en México casi no se lee.

Siete de cada 10 personas mexicanas que saben leer y escribir declararon que en los últimos 12 meses leyeron algún libro, revista, periódico, historieta o página en internet, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) de 2020.  

Este dato podría parecer aceptable, sin embargo, el número de personas que leyeron en 2016, eran ocho de cada 10. 

Peor es la cifra de personas que leen un libro en un año, solo el 41 % leyeron al menos uno; el promedio es alrededor de tres. 

¿Por qué nos cuesta tanto leer un libro? Si eres de las que aún no le toma el gusto, quédate (obvio) a leer y te explicaremos por qué es bueno y cómo puedes empezar.

Deshacer mitos: leer no te hará más inteligente ni buena persona

Ventajas de leer hay muchas, entre ellas, se dice popularmente que las personas que leen son más inteligentes y buenas personas, pero esto es mentira; Adolfo Hitler y Joseph Stalin fueron grandes lectores y dictadores que cometieron atrocidades humanas.

Hay otras dos consideraciones: no todos los libros son buenos y podremos saber leer y escribir, pero no entender.

Expertos consideran que leer amplía nuestro vocabulario, nos hace más empáticas al conocer historias y personajes, ejercita nuestro cerebro y, en consecuencia, previene enfermedades mentales como el alzheimer.

Incluso puede ayudarnos a bajar el estrés, un estudio de la Universidad de Sussex de Reino Unido sugiere que lo reduce hasta en un 68 %, mucho más que escuchar música o salir a caminar. Leer solo seis minutos disminuye el ritmo cardiaco y la tensión muscular.

Para el final hemos dejado la más grande cualidad de la lectura de libros: el placer. El escritor Nicolás Alvarado compara este gusto con el sexo porque es algo que haces solo porque te gusta.  

Entonces, si leer nos deja tantas cosas buenas, ¿por qué casi no leemos? 

La investigadora de la UNAM Elsa M. Ramírez Leyva señala que es porque en México solo se promueve la lectura de libros cuando vamos a la escuela, pero únicamente con propósitos educativos. 

El investigador de la UAM Lauro Zavala coincide que la lectura de libros se enseña desde que vamos a la escuela como si fuera un deber moral y una obligación, y en muchas ocasiones ni a los propios profesores les gusta y menos la promueven. 

Así que si no te encanta leer libros, en parte no es tu culpa; pero ahora que ya eres adulta, en especial, si tienes hijos, es un buen momento para comenzar con el hábito.

Foto de Andrea Piacquadio en Pexels

¿Cómo crear el hábito de la lectura de libros?

Para comenzar a ser una lectora, no solo se necesita agarrar un libro. Si no sabes cómo empezar y con cuál, aquí te damos estos cuatro consejos: 

Los temas que te gusten. No necesariamente tienes que empezar a leer los clásicos y de cientos de páginas como Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes o Cien años de soledad de Gabriel García Márquez. 

¿Qué temas o género te gustan?, ¿la aventura?, ¿el terror?, ¿quieres algo corto como un cuento o más largo como una novela? Y no necesariamente tiene que ser narrativa, también puede ser algo sobre la salud o de motivación personal. 

Te recomendamos que comiences con algo ligero y corto, pero sobre todo, que llame tu curiosidad.

Planea un tiempo y espacio. Como dijimos antes, a veces podemos saber leer pero no entender. Y sí, esto pasa por falta de comprensión lectora, pero también porque a nuestro alrededor hay muchas distracciones.

Si ya elegiste un libro, dedica un tiempo solo a él y a ti, aunque sean solo 15 minutos. Escoge a qué hora lo vas a hacer y dónde, y evita las distracciones como el celular.

Ahí te va una recomendación: antes de dormir. Estudios señalan que ver la tele o el celular antes de dormir reduce la producción de la hormona melatonina que nos dice cuándo debemos descansar. Si lees en ese momento, además de dejar de “engañar” a tu cerebro, te va ayudar a relajarte.

Empieza por reseñas de libros. El investigador Lauro Zavala asegura que esta técnica puede convertirte en lectora porque estas son más pequeñas y si la que lees, te gusta, los más seguro es que vayas a buscar el libro. 

Así que después de haber encontrado ese libro que llamó tu atención, primero podrías buscar una reseña para que te des una idea de qué va.

Serás el ejemplo de tus hijos. Como mencionamos, en muchas ocasiones la escuela no es el mejor lugar donde se fomenta el hábito de leer. Y qué mejor que este se cree en casa.

Y tú lees, tu hijo te tomará como ejemplo. Si ya se animó, no lo obligues a leer cierta lectura, dale la oportunidad de que él escoja la que quiera.

También podría juntar la segunda recomendación con esta: planea un tiempo y lee junto a tus hijos, te aseguramos que la pasarán muy bien en familia.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart