Pros y contras de la vida del freelance

Pros y contras de la vida del freelance

Mujer rubia sentada en la mesa en casa en la computadora portátil durante el da

Si ya te acostumbraste a trabajar en casa, tal vez estés pensando en dar el siguiente paso y volverte freelance. Te platicamos sobre los pros y contras

Empecemos con los Pros de volverte freelance

Libertad

Esta es la más obvia. Eres dueño de tu tiempo o freelance. No tienes un horario, no tienes que cumplir un código de vestimenta, ¡adiós a los tacones! si te choca usarlos y, dependiendo de la naturaleza del servicio que ofreces, puedes trabajar prácticamente en cualquier lado. Te olvidas de la hora pico en el tráfico y de tener que esperar el siguiente puente para tomarte unos días libres. Dejas de vivir esperando el viernes, y hasta el concepto del fin de semana, y el terrible lunes cambia su significado.

Trabajas más y ganas más

Adiós al sentimiento de “no me pagan suficiente”. Cuando eres freelance ganas en medida de lo que trabajas y eres tú el que determina cuánto vale el trabajo. Puedes tener varios clientes al mismo tiempo y puedes decir hasta cuántos atender. Por si fuera poco, ahorras en micro gastos como en comprar ropa especialmente para la oficina, la gasolina y demás gastos de transporte, el café overpriced del Starbucks y hasta la “coperacha” para el pastel de cumple de un montón de coworkers. 

Casual mujer planeando un proyecto en una oficina. Artículo sobre PROS Y CONTRAS DE LA VIDA DEL FREELANCE
Foto de McKinsey en Rawpixel

Adiós a la Rutina

No más días de la marmota. Al ser freelance, tienes la oportunidad de trabajar en un montón de proyectos diferentes. Los clientes cambian, los objetivos y requerimientos también y eso te mantiene en un estado de constante movimiento, lo que hace muy difícil que llegues a aburrirte.

Auto organización

Tú eres tu propio jefe. Nadie te dice qué ni cuándo tienes que hacer las cosas. Por supuesto que hay que lidiar con fechas de entrega y requerimientos de los clientes, pero depende sólo de ti el cómo llegar a ese objetivo.

AHORA LO NO TAN BUENO

La libertad es relativa

Existe la falsa creencia que el freelance se la pasa echando la flojera en su casa viendo series, y eso es totalmente alejado de la realidad. No porque un trabajo no se haga dentro de una oficina en un horario establecido, quiere decir que se hace solo. Así que tendrás que trabajar lo mismo o más que en una oficina. Como mamás, esto representa un reto mayor, porque cuando estamos en la casa con los hijos, nos es muy difícil no poner como prioridad el estar con ellos, lo que se traduce a que muchas mamás freelance trabajan full time en las labores de la casa y atendiendo a sus hijos, y luego cuando “se acaba” el día se ponen a trabajar en sus proyectos.

Madre usando una computadora y sosteniendo a su bebé freelance. Artículo sobre PROS Y CONTRAS DE LA VIDA DEL FREELANCE
Foto de McKinsey en Rawpixel

No siempre tienes trabajo

Como freelance, si no tienes proyectos no tienes ingresos, tan sencillo como eso. Además, a veces habrá que corretear a algunos clientes para que te paguen. Siendo empleado de nómina, a no ser que te corran, tienes la certeza de que cada 15 días te depositarán tu quincena. Si alguna vez fuiste empleado y te conviertes al mundo freelancero, probablemente lo que más extrañes son las prestaciones. Los aguinaldos, los bonos, los seguros de gastos médicos, no existen en el mundo freelance.

Toca ser sumamente meticuloso con tus finanzas para considerar todos estos posibles gastos adicionales y evitarnos momentos de estrés y problemas de créditos.

Falta de contacto con la gente

Ir a una oficina a convivir con personas ajenas a tu vida social y alejarte de tu entorno por algunas horas, puede ser algo positivo. Cuando trabajas por tu cuenta, puede haber días en el que el contacto con el exterior sea mínimo. Acá la recomendación es buscar un coworking o un café en el cual puedas ir a trabajar, ver más gente, socializar y además aprovechar la oportunidad para hacer networking. (Pero mientras pasa la cuarentena, #quedateencasa)

Mujer organizando papeles en el piso. Artículo sobre PROS Y CONTRAS DE LA VIDA DEL FREELANCE
Foto de Roungroat en Rawpixel

La responsabilidad es 100% tuya

El proyecto salió como lo esperaba el cliente, felicidades. Pero si no, no hay jefe ni compañero de proyecto a quién culpar. Los incumplimientos de entrega en cuanto a tiempo y forma serán 100% responsabilidad tuya. Puede que no tengas que lidiar con un jefe de horror, pero tendrás clientes, y a veces pueden ser mucho más exigentes. Podrás acabar teniendo más de un jefe, lo cual es bueno, pero también puede ser un horror. Al final de cuentas, depende solo de ti poder resolverles sus dudas y entregarles un producto con el que queden satisfechos para que te vuelvan a contratar en futuros proyectos.

Tienes que saber lo que vales y cómo cobrarlo

Definir cuánto vale tu trabajo puede ser un reto, sobre todo al inicio. Lo más fácil es considerar el tiempo que le invertirás a determinado proyecto, hacer un benchmarking para saber más o menos cuánto están cobrando en proyectos similares y establecer una cuota de acuerdo a tu experiencia y reputación. Considera que mientras más tiempo lleves, más proyectos tendrás y tu reputación y experiencia puede ayudarte a empezar a cobrar más.

Los Impuestos

“Death and taxes”, dicen los estadounidenses. El ser freelance no te exime del pago de impuestos. En México, la mayoría de las empresas que busquen tus servicios te pedirán un recibo de honorarios o factura. Eso quiere decir que te debes dar de alta en el SAT. Existen varios esquemas fiscales para llevarlo a cabo y, si te informas, existen herramientas que te pueden ayudar a pagar menos impuestos. Siempre se recomienda buscar la asesoría profesional de un contador.

Mujer embarazada trabajando desde casa. Artículo sobre PROS Y CONTRAS DE LA VIDA DEL FREELANCE
Foto en Rawpixel

PARA TERMINAR:

Ser Freelance es el mejor entrenamiento para volverte emprendedora.

Si leíste con atención los pros y contras, estos son los mismos que cuando empiezas a emprender con tu proyecto, por lo que ser freelance, puede ser el mejor entrenamiento para tener tu propia empresa. Aprenderás a organizar tu tiempo y tus finanzas, a ser responsable pero también a establecer límites y sobre todo a valorar tu trabajo por lo que sabes y no por lo que haces.

Si te decides a dar el siguiente paso, no olvides leer nuestro artículo con consejos para ahorrar y organizar tus finanzas.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart