María Hernández – Mission Mom

María Hernández – Mission Mom

María Hernandez

La historia de cada Mission Mom es única e irrepetible, y de cada una tenemos muchas cosas por aprender, por eso hemos decidido contarlas para que otras mamás del mundo las conozcan y tomen de sus experiencias lo que más les sirva.

Esta vez entrevistamos a María, Licenciada en Mercadotecnia, Maestra en Innovación para el Desarrollo Empresarial y estratega de redes sociales. Además de ser mamá, esposa y profesionista, hoy se dedica a dar cursos sobre ventas dirigido a mujeres emprendedoras. 

Con su curso Reto28, María ha conseguido ayudar a 2 mil mujeres de México, Estados Unidos, España, Canadá, Argentina y Nueva Zelanda a comenzar  o hacer crecer sus negocios a través del neuromarketing. 

¿Cómo sigues tu pasión? ¿Cómo te aferras a ella?

Me mantienen motivada los resultados y los testimonios que me comparten las emprendedoras, porque a veces aunque no quiera abrir grupo me buscan, piden apoyo y eso me ayuda a cargar pilas y darle para adelante. 

Haber encontrado mi propósito y sobretodo tener en mis manos el medio para hacerlo llegar a más personas sin duda es un privilegio que tengo que aprovechar al máximo. 

¿Cómo cambió la manera en la que te desarrollabas laboralmente cuando te convertiste en mamá?

Hice algo que jamás me hubiera atrevido a hacer: renuncié a mi empleo, y le dije adiós para siempre al trabajo mal pagado y a los malos jefes. Tuve que aprender a vender y eso es algo que me ha ayudado a multiplicar los ingresos que percibía en mi trabajo en un 500%, a través de mis emprendimientos. 

No siento que ese incremento tan impresionante en mis ingresos lo hubiera podido lograr en un trabajo “estable”, siendo empleada de alguien más. Honestamente quiero que más mamás tengan la oportunidad de trabajar desde casa sin descuidar a sus hijos. 

¿Alguna vez tuviste algún conflicto por tu maternidad en el ámbito profesional?

Sí, trabajaba en una Agencia de Marketing Digital «cool»… la gente pasaba su día fumando, jugando billar o tomando cerveza. Yo llegaba temprano, me sentaba en mi lugar y me iba a las 7 de la tarde, justo a la hora a la que los demás decidían ponerse a trabajar.

Entonces a pesar de que yo organizaba mi día, cumplía con mi trabajo y con mis horarios, yo era la «floja» porque no me quedaba a trabajar hasta tarde. Era muy frustrante. 

¿Cómo crees que debería mejorar la oportunidad laboral para las mujeres que son madres?

Toda madre trabajadora debería contar con la opción de trabajar desde casa, los jefes deberían entender que mientras una persona cumpla con sus obligaciones no es necesario un reloj checador ni mucho menos la presencia de una persona en juntas larguísimas y sin sentido.

¿Cómo llevas la situación de la cuarentena en casa, con hijos, siendo madre, y profesionista al mismo tiempo?

Busqué ayuda, mi esposo y yo platicamos y decidimos poner la educación de nuestros hijos en manos de una tutora privada. Ya que además de que no cuento con la experiencia ni la paciencia para enseñar a mis hijos a leer y escribir, el trabajar con una figura de poder como es la tutora, les ayuda a concentrarse y tomar muy en serio las actividades.

Cuando inició la cuarentena yo quería que todo estuviera perfecto: que la casa estuviera reluciente, que las tareas se hicieran de manera impecable, que los niños pusieran atención a las videollamadas. Me frustraba y me estresaba cuando el día no salía como esperaba, así que decidí relajarme y dejar que las cosas fluyeran.

Antes me preocupaba más el tema académico, ahorita me preocupa más el bienestar de mis hijos.

Mi tip para los padres emprendedores es que asignen tiempos y espacios para estar en familia. No todo es trabajo; Los niños merecen tener papás que no coman pegados al celular o que les cuenten un cuento antes de dormir, las actividades de esparcimiento son enriquecedoras y sirven para que todos, grandes y pequeños se relajen.

Cuando tenemos un negocio, lo más importante debe ser siempre: la libertad de tiempo. Los hijos crecen y se van, el tiempo en familia se atesora para toda la vida.

¿Qué es lo que te hubiera gustado saber antes de ser madre?

Me hubiera encantado saber que te cambia la vida, en lo personal me cambió la forma de ver las cosas, me ayudó a intentar ser mejor persona, pero sobretodo me dio un motivo para construir un patrimonio que pase a manos de mis hijos.

Por cierto: Aquí te contamos lo que nadie te dijo sobre ser mamá

¿Qué le dirías a una futura madre profesionista?

Nunca utilices a tus hijos como un pretexto para no hacer las cosas, los hijos siempre deben ser un motivo, el motor y el empuje para buscar el cómo sí hacerlo.

Nuestros hijos todo observan y todo aprenden, lo que tú hagas con tu vida profesional va a tener impacto en las creencias que tengan tus hijos sobre la forma en la que ganen dinero en un futuro.

Piensa si tu presente, es el futuro que quieres que vivan tus hijos.

Cosas que te hacen feliz como Mission Mom:

  • Un abrazo pequeñito
  • Las risitas de complicidad de mis hijos
  • Disfrutar la compañía de mi esposo 
  • Ver hacía atrás y celebrar todo lo que he logrado 

¿Cómo definirías a una Mission Mom?

Para mi una Mission Mom es una mamá plena y feliz, que busca realizarse profesionalmente y proveer para sus hijos. Simplemente imparable.

¿Cómo definirías tu maternidad con tres emojis?

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart