Mamá emprendedora, profesionista o ama de casa. Todas somos Mission Mom

Mamá emprendedora, profesionista o ama de casa. Todas somos Mission Mom

mujer cargando a un bebe mama emprenderoa mama missionmom

Cuando un bebé nace, también nace una madre…, si eres una mamá emprendedora, trabajas tiempo completo, o eres ama de casa, ¡Bienvenida a nuestra comunidad, Mission Mom!

Sin embargo, si bien volvernos madre es el inicio de una nueva etapa, ello no quiere decir que desaparezca la persona que fuimos antes. Durante décadas, la sociedad exigía que las mujeres se abandonaran por completo para dedicarse a su familia. Lo cierto es que hoy vivimos nuevos tiempos y esta generación de mamás, ya no acepta eso. Por eso creamos Mission Moms.

¿Qué es una Mission Mom?

Mission Mom es una comunidad de mujeres que amamos ferozmente a nuestros hijos. Entendemos el privilegio de verlos crecer y disfrutar cada una de sus etapas, pero también somos conscientes del compromiso, la responsabilidad y hasta la administración de recursos que implica su desarrollo. Sabemos que nuestros hijos aprenden con el ejemplo y desde el amor, por ello nos esforzamos por dar lo mejor de nosotras para criar hijos generosos, resilientes, tolerantes, valientes pero, sobre todo, felices. 

Busca desarrollarse profesionalmente y lo hace sin miedo y sin tener que justificarse. Sabemos las complicaciones que conlleva buscar un balance entre la vida profesional y el cuidado de nuestra familia, pero eso no nos detiene de lograrlo. Somos mujeres emprendedoras, creativas, que trabajan y se esfuerzan día a día.

Reconoce su valor como persona  y busca compartirlo. Sabemos que como madres, nuestra aportación al mundo es mucho más integral. Nos cuidamos, nos queremos, nos respetamos por las personas que somos.

mujer mamá emprendedora mamá missionmom
Foto de McKinsey en rawpixel

Vemos en nuestra pareja a un aliado, un compañero que participa en las labores de crianza y educación de nuestros hijos con la misma responsabilidad y entrega con la que lo hacemos nosotras mismas. No tenemos complejos o dificultades en compartir roles, buscamos, en conjunto, eliminar las barreras de género.

Las Mission Moms no nos limitamos en opinar o en proponer. No nos callamos ni hablamos bajito de temas complicados. Al contrario, reconocemos nuestra voz como una de nuestras herramientas más valiosas. Nos mantenemos firmes ante nuestras creencias y luchamos todos los días por romper estereotipos, ya que sabemos que hay mucho más detrás de una persona que su estado civil, raza, orientación sexual o su apariencia física.

Crecimos viendo a nuestra propia madre incursionar con esfuerzo en el mercado laboral, enfrentándose por primera vez al llamado techo de cristal. Sin embargo, hoy ya no nos da miedo y estamos listas para romperlo.

“Una Mission Mom reconoce la importancia de su rol de madre, pero no abandona los diferentes aspectos de su vida social”

Una Mission Mom entiende que todas las madres son distintas. No juzgamos ni señalamos a la mamá que trabaja, a la que decidió dejar su carrera para enfocarse en su familia o a las que constituyen las nuevas estructuras familiares. Entendemos que cada madre tiene su propia historia, respetamos los diferentes estilos de crianza, siempre y cuando se basen en el amor. Reconocemos que todas hacemos lo que creemos que es lo mejor para nuestros hijos y estamos ahí, incondicionales, para apoyar a otras madres.

Mujeres en ropa deportiva tomándose una  foto con el celular, artículo sobre mamá emprendedora, missionmom
Foto de Teddy en Rawpixel

Una Mission Mom, reconoce la importancia de su rol de madre, pero no abandona los diferentes aspectos de su vida social. Conoce la importancia de su red de apoyo y por eso prioriza el tiempo que pasa con sus amigas, familia y pareja. Tiene gustos y pasatiempos que van mucho más allá de temas de crianza. Disfrutamos del arte, la música, el cine, la televisión. Sabe reconocer que, a veces, la labor de madre es extenuante, pero lejos de martirizarse, se ríe y sigue adelante.

Creemos en la sororidad. Nos apoyamos en nuestros proyectos y en nuestros fracasos. Nos damos la mano para subir y el hombro para llorar. Dejamos atrás la idea de que las mujeres compiten entre ellas: si triunfa una, triunfamos todas. Aprendimos a ser madres acompañadas no sólo de las mujeres de nuestra familia, sino de las miles y miles de mujeres con las que formamos tribu. Vemos la maternidad como algo que se vive en compañía, en conexión.

Somos aquellas que hemos vivido la maternidad en comunidad desde el inicio.

Por eso creamos este espacio y nos encanta recibirte como parte de ella.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart