Mamá emprendedora: finanzas básicas para tu negocio

Mamá emprendedora: finanzas básicas para tu negocio

Toda mamá emprendedora tiene habilidades propias, pero no todas son muy buenas para las finanzas, por eso te damos algunos consejos para tu empresa.

Muchas de nosotras tenemos en mente independizarnos económicamente y comenzar a trabajar por nuestra cuenta, ya sea con un negocio u ofreciendo nuestros servicios profesionales. Sin embargo, como mamá emprendedora quizá te preocupa el tema de las finanzas a la hora de comenzar una empresa.

Cuando por fin nos decidimos a tener esta clase de independencia, nos vienen muchas preguntas a la cabeza: ¿Qué empresa puedo abrir? ¿Cuál será el riesgo? ¿Tendré éxito? En cuanto nos hacemos estas preguntas comenzamos a divagar sobre si estamos tomando una buena decisión o no, pero no tengas miedo, tus conocimientos y experiencias te darán las respuestas.
Como el tema financiero es algo complejo, queremos darte algunas ideas sobre temas que siempre debes tener en cuenta.

Por cierto: Estas son las herramientas que todo mamá emprendedora debe tener.

Piensa en tu inversión

Lo primero que debes tomar en cuenta es la inversión que puedes hacer para el el nuevo negocio. Siempre piensa que es posible tener alguna pérdida, pero este es un riesgo que todas las emprendedoras deben asumir.
Estos son algunos puntos en lo que deberías pensar a la hora de invertir:

  • Sé optimista, pero precavida: Procura invertir sin miedo, pero no pongas tu estabilidad económica en riesgo.
  • Pide ayuda de una especialista: si de plano no sabes por dónde empezar con el tema de la inversión, pide asesoría a una especialista en pequeñas y medianas empresas.
  • ¿Y los préstamos? Una opción que puedes contemplar es la de pedir un préstamo bancario, pues esto te permitirá tener más dinero sin sacarlo todo de tu bolsa.

Siempre atenta a los números

No olvides que al abrir tu propio negocio tendrás un estar enterada y al tanto de lo que est pasando en cada área. Es decir, serás dueña y administradora, lo que significa debes saber de primera mano cuanto dinero en total estás invirtiendo, cuánto estás ganando y cuánto estamos gastando.

Otro punto importante es que te mantengas realista con respecto a las pérdidas, pues aunque lo ideal sería que no existieran, en un inicio son muy comunes y normales. Para que estás se mantengan en equilibrio, es necesario que sepas exactamente qué pasa con el dinero.

Cuida a tus proveedores

Un punto en el que muchas veces no ponemos suficiente atención son los proveedores. Sigue estos consejos para que nada se te pase en tu aventura como mamá emprendedora.

  • No te quedes con el primero.
  • Compara calidad y precio.
  • Ve más allá de los amigos.

Haz una proyección financiera

Puede que lo veas como algo demasiado complicado, pero sea cual sea tu negocio y su tamaño, debes hacer una proyección financiera con la que establezcas metas realistas y bien planeadas, así como el tiempo que podrías tardar en alcanzarlas.

Lo ideal es que este plan se haga a seis y/o doce meses para que tengas oportunidad de calcular el retorno de una parte de la inversión o la reinversión, en caso de ser necesario.

Como ya lo hemos mencionado, es muy difícil que veas ganancias de tu empresa el primer mes pero para eso debes hacer la proyección: para asegurarte de que el gasto que se hizo durante el primer periodo sea recuperado en tiempo y forma.

Una vez que tengamos esta proyección nos daremos cuenta del tiempo que nos tomara llegar a recuperar nuestra inversión al 100% y en cuanto tiempo tendrás ganancias considerables de tu empresa.

Promociona tu negocio

Nuestro objetivo principal es vender, ya sea un servicio o un producto, y para esto debemos aprender a encontrar a las personas correctas. No es necesario partirnos la cabeza pensando en cómo hacerle publicidad a nuestra empresa, actualmente puedes ayudarte de diversas plataformas y buscadores online que te explican paso a paso que debes hacer, la mayoría de estas plataformas son gratuitas y te serán de gran ayuda para enfocarte en tus metas.

Al conseguir clientes recuerda que es de suma importancia lograr la fidelidad de los mismos haciendo que sus compras o inversiones sean periódicas. Para conseguirlo, procura siempre mostrarte segura de ti misma y del producto o servicio ir ofreces.

No fío

Recuerda que tu eres tu propia jefa y urge tu negocio depende en gran medida de tus decisiones. Es importante que desde el inicio cobres lo justo por tu trabajo; no importa tus primeros clientes son amistades y familiares.

Al comenzar una empresa no debes aceptar que nadie tenga tu producto sin pagar por el, puede que no falte quien quiera algo “fiado” pero concederlo sería un error ya que al acceder no obtienes ganancia y le quitas valor a tu producto, además de que es una pérdida.

Lo que sí puedes hacer es armar planes de crédito o formas de pago flexibles que permitan a tus clientes acceder a tu producto cuando el costo esté cubierto totalmente.

Ahorro

Siendo nuestro primer negocio hay que tomar en cuenta lo que es realmente necesario y no hacer gastos que te puedan afectar, como por ejemplo, rentar una oficina o mobiliario que quizá no sea necesario durante los primeros meses de tu empresa.

El hecho de abrir una empresa no significa que debas quedarte sin ahorros, siempre hay que tenerlos para que te den seguridad ante cualquier imprevisto. Por eso mismo, considera siempre tener una cuenta de la cual puedas disponer en cualquier momento que sea necesario.

Esta cuenta es únicamente para emergencias por lo cual no debes acceder a ella a menos que sea absolutamente necesario.

Teniendo todo esto en mente podrás tener éxito en tu nueva empresa y si ya la tienes analiza en que puedes estar fallando un poco, no olvides que si necesitas ayuda debes acudir a profesionales que puedan asesorarte a llevar un mejor control de tu empresa así evitaras pasar por malos ratos y alcanzarás en éxito como mamá emprendedora.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart