Los aprendizajes de ser mamá; no todo es color rosa

Los aprendizajes de ser mamá; no todo es color rosa

La maternidad no es como la pintan: es mejor. La experiencia no tiene comparación por eso, aquí están algunas de los aprendizajes de ser mamá.

Por mucho que hemos leído o visto en las pantallas sobre lo que significa convertirse en mamá, la realidad es que no hay forma de aprenderlo hasta que se vive en carne propia. Todo lo que nos puedan decir es completamente diferente y cada día representa un reto desconocido, aventuras, satisfacciones y alegrías. En concreto: los aprendizajes de ser mamás no tienen absolutamente nada qué ver con los cuentos de hadas. 

Y no, no es que se sufra o que se trate de una experiencia desagradable; al contrario, para las mujeres que tenemos la fortuna de haberlo hecho por decisión, ser mamá es una de las cosas más maravillosas del mundo… maravillosa, pero compleja y extenuante. 

Definitivamente, la maternidad no es como la pintan en las novelas: es mejor. La experiencia no tiene comparación y por eso, aquí están algunas de las lecciones más importantes que deja a diario el ser mamá. 

No sabes nada, ni siquiera poner un pañal 

Quizá antes de convertirte en mamá te había tocado cuidar a un bebé por algunas horas o simplemente ayudar a cambiar un pañal, darle de comer, o mantenerlo entretenido, pero ninguna de esas experiencias se acerca al sentimiento de protección que se desarrolla para proteger y cuidar a los hijos.

kevy Alcindor acompañando a andar en bicicleta a su hijo
Foto Cortesía @kevyalcindor

Y es que, aunque alguien nos hubiera dado un curso intensivo para Mission Moms primerizas, no se habrían despejado ni la mitad de las dudas que llegan a la cabeza en cuanto sabemos que seremos mamás; al mismo tiempo, ni todos los bien intencionados consejos de mamás, abuelas, tías, madrinas, amigas, primas, vecinas, etc., pueden darnos una pizca de la experiencia que se necesita para afrontar este reto diario y duradero. Sólo aprendemos sobre la marcha.

Hay muchas formas “correctas” de ser mamá 

No existe un manual que explique la fórmula definitiva para ser una “buena mamá” capaz de esquivar todos los errores, no obstante, cuando estamos a punto de ser madres, aún esperamos encontrar la manera de hacerlo todo perfecto.

Sin embargo, una vez que tenemos a nuestro primer hijo, comprendemos que cada mamá concibe la maternidad como un concepto distinto que implica significados, costumbres, ideales, objetivos, métodos y objetivos abismalmente distintos. 

Por eso, es importante reconocer que el significado de ser mamá no es el mismo para nadie, y eso está bien.

mamá jungando con su hija
Foto Cortesía @kevyalcindor

Tener un sistema de apoyo es vital 

Desde que éramos pequeñas comenzamos a tener un montón de aprendizajes sobre ser mamá y sobre la importancia de la familia y sobre el papel que juegan las mamás y los papás en la vida de los niños, pero nadie nos enseñó que el sistema de apoyo va mucho más allá del núcleo familiar consanguíneo. 

Al ser mamá aprender que tener un círculo de amigas y amigos, así como de colegas y compañeras que estén cerca cuando las necesitas, es vital para mantenerte a flote y continuar sacando tu mejor versión como mamá. Y no estamos hablando sólo de la persona que podría apoyarnos para cuidar a nuestros hijos cuando lo necesitemos, sino de aquellas que prestan oídos cuando necesitamos hablar, las que dan consejos o ayudan a resolver tareas escolares difíciles.

Los hijos te enseñan tanto como tú a ellos (o más)

Cuando esperamos el momento de ser madres, la incertidumbre nos invade cada vez que pensamos en todo lo que podríamos enseñarle a nuestros hijos, y la mejor forma de hacerlo… pero cuando llegan a nuestra vida, la realidad hace que esos pensamientos den un giro radical, pues nos damos cuenta de que tenemos más cosas por aprender que por instruir. 

Nunca tienes suficientes aprendizajes para ser mamá

Cada aprendizaje es importante y nos deja una huella imborrable, pero definitivamente lo más grande que aprendimos de ser mamás, es que nunca terminamos de aprender. 

Todos los días son una oportunidad para descubrir cientos de posibilidades que se presentan ante nuestros ojos; cada paso que dan nuestras hijas e hijos nos enseña una nueva manera de caminar, y esa es justamente la parte más enriquecedora y mágica de ser mamá.

¿Cuáles han sido tus aprendizajes al ser mamá?

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart