Desventajas de ser freelancer; ¿cómo lidiar con la frustración?

Desventajas de ser freelancer; ¿cómo lidiar con la frustración?

Seguro te ha pasado que se cancela un contrato a la mera hora y sientes que nada vale la pena o que tu carrera acabó; el problema es la frustración.

De entre todas las emociones que podemos sentir, quizá la frustración es una de las que más trabajo nos cuesta aceptar y controlar y más cuando está relacionada con obstáculos y dificultades que nos encontramos en nuestro desarrollo personal. Ese remolino de emociones es una de las desventajas de ser freelancer, por eso queremos ayudarte a lidiar con él.

Y es que, tal como apunta Ángeles Madrigal de Alto Nivel, la frustración en el ámbito profesional puede acarrear muchas consecuencias negativas, por ejemplo: autosabotaje, pérdida de interés, disminución de la productividad, entre otras.

Puedes leer: Cinco libros de desarrollo personal que cambiarán tu vida

De acuerdo con el medio especializado en negocios y emprendedurismo, estas son las cinco acciones que debes tomar para solucionarlo:

Reconoce la frustración

Lo primero, como con todos los problemas, es reconocer que lo tienes. Si estás sintiendo frustración, no trates de disfrazarla de otra cosa o de fingir que no la tienes. Observa cómo se siente y qué cosas te ayudan a superarla.

Aprender a lidiar con esta emoción, que es una de las desventajas de ser freelancer, es importante para continuar con nuestro trabajo.

Cuidado con los impulsos

Antes de dejarte llevar por un impulso que pudiera estar motivado por la frustración, analiza si el resultado de seguirlo tiene posibilidades de ser negativo para ti, tu negocio o tu entorno.

Valora si aquello que estás a punto de hacer y sus consecuencias realmente valen la pena o terminarás pagando demasiado alto el precio.

Reconocer tus limitaciones

No se trata de ser pesimista y creer que tienes demasiadas limitantes que te impiden hacer cosas, sino entender que hay variables que están fuera de tus manos y al no poderlas controlar o cambiar, no deberían causarte frustración. En este caso, lo mejor es buscar la manera de darle la vuelta a los obstáculos, ya sea para superarlos o para evitar que se te presenten.

Respira y háblalo

El gran problema de la frustración es que la mayoría no sabemos cómo reconocerla y la confundimos con otras emociones; a esto se suma que casi siempre es generado por cosas inciertas o que están fuera de nuestro alcance, o sea, que no podemos resolver.

La próxima vez que te encuentres en una situación que te genere frustración, detente a pensarlo unos momentos, respira y busca a una persona de confianza con quien hablarlo, o si prefieres no contarle a nadie, trata escribiendo.

Aprende y cambia lo necesario

Si una situación te hizo sentir frustrada, no trates sólo de olvidarla, date la oportunidad de pensar en lo que te llevó hasta ahí y busca qué aprendizajes puede dejarte. Una vez que tengas claro el punto anterior, pregúntate qué podrías cambiar para mejorar en tu trabajo para que esto no vuelva a suceder o lo haga con menos frecuencia.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart