¿Cómo enseñar a tus hijos a hablar de sus emociones?

¿Cómo enseñar a tus hijos a hablar de sus emociones?

Enseñar emociones a tus hijos

Enseñar a tus hijos a hablar de sus emociones es tan importante como enseñarles a comer por sin ayuda a avisar para ir al baño, no lo dejes de lado.

En los últimos años hemos estado bombardeadas de mensajes que nos invitan a hablar de nuestras emociones; y qué bueno porque, seamos sinceras, a la mayoría de las que hoy somos mamás nadie nos explicó la importancia de expresar nuestros sentimientos. Desafortunadamente eso se convirtió en un problema que ahora enfrentamos también con nuestros niños, así que aquí te contamos cómo enseñar a tus hijos a hablar de sus emociones. 

¿Recuerdas cuando llorabas por haber perdido un juguete y alguien te daba un dulce para que lo olvidaras? Lo mejor en ese caso habría sido que te explicaran la pérdida y te permitieran vivir las emociones que eso te hizo sentir en lugar de sólo orillarte a dejarlo de lado o negar la emoción. 

Cuesta darse cuenta, pero muchas de las personas que hoy somos adultas fuimos enseñadas desde las primeras etapas de vida a ocultar o reprimir nuestras emociones, sobre todo aquellas que eran consideradas “negativas” como el enojo, la frustración, la tristeza o la ira. 

Por cierto, aquí te contamos cómo calmar la ansiedad en niños

Por todo esto es importante que desde ahora dediques tiempo a enseñarles a tus hijos a identificar, manejar y exteriorizar sus emociones. ¡Sí, ajá! y ¿cómo le hacemos?

mamá haciendo cosquillas a su hijo
Foto de Gabe Pierce en Unsplash

Ponle nombre a las emociones

Por ahí se dice que “lo que no se nombra no existe”, así que comienza por ponerle nombre a las emociones de tus hijos. En un inicio ellos no sabrán que lo que sienten es tristeza o alegría, así que ayúdales a identificarlos a través de las palabras. 

Verás que conforme vayas nombrando las emociones tanto en ti como en ellos, irán identificando mejor lo que sienten y lo que lo origina. Ten paciencia, no ocurrirá de un día a otro. 

Mantén el contacto físico

Durante los primeros años de vida, los niños suelen expresarse en gran medida a través del contacto físico, no se lo quites con el paso del tiempo. Evidentemente cada vez necesitará más espacio y libertad, pero eso no quiere decir que debes dejar de lado las muestras de afecto físicas.

Muéstrale tu amor a través de besos, abrazos u otros gestos físicos para que ella o él se sienta cómodo de hacerlo contigo y el resto de sus seres queridos. Esto es fundamental para enseñar a tus hijos a hablar de sus emociones

mamá sonriendo abrazando a su bebé
Foto de Austin Wade en Unsplash – Abrazo de mamá

Sé sincera con lo que pasa

Un punto muy importante para forjar la inteligencia emocional en tus pequeños es que siempre les hables con la verdad y procures comunicarles con claridad (de acuerdo a su edad) cualquier acontecimiento importante que ocurra en su entorno, desde un cambio de casa, hasta el nacimiento de un bebé, o un cambio de maestra. 

De esta forma le mostrarás a tu hijo que expresarse está bien y que siempre es buena idea hablar de lo que pasa a su alrededor.  

Pregúntales sobre sus emociones

¿Cómo quieres que tus hijos hablen de sus emociones si no les enseñas que pueden hacerlo? Aunque podría parecer obvio, hablar de lo que sentimos no es para nada sencillo, así que desde el principio muestrale a tus hijos que está bien expresarse y que tú estás ahí para escuchar. 

Basta con preguntar cosas como ¿cómo te sientes? ¿qué sientes? ¿qué te puso triste/ feliz? ¿cómo se siente tu cuerpo cuando tienes esta emoción? Eso sí, no olvides prestar toda tu atención a sus respuestas. 

Foto de Orkun Azap / Unsplash

No quieras cambiar lo que sienten 

Cuando tu hijo te diga que está experimentando alguna emoción, por nada del mundo intentes cambiarla o sustituirla (como en el ejemplo que pusimos al principio). Deja que sienta y viva sus emociones, sólo así aprenderá a identificarlas y manejarlas. 

Obviamente esto podría ser muy complicado porque a nadie nos gusta ver llorar a sus hijos, pero en casos como ese, acércate y habla de lo que le está pasando en lugar de sólo intentar detener el llanto. 

Si crees que sus sentimientos están fuera de control, simplemente acércate y ayúdale a entenderlos, pero no busques hacer que los modifique o los apague. 

Dales herramientas para expresarse

Finalmente, pero no menos importante, busca herramientas que ayuden a que tus hijos hablen de sus emociones. Al tratarse de niños, lo mejor es usar juegos, material didáctico y prácticas artísticas que pueden ir desde pintar o colorear, hasta tocar algún instrumento. 

Guíale para que entienda cómo puede expresar sus emociones a través de las cosas que más le gusta hacer fuera de sus actividades escolares. 

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart