Aprender de tus errores, y seguir avanzando

Aprender de tus errores, y seguir avanzando

Aprender de tus errores … seguro has escuchado hablar del tema, pero ¿cómo puedes hacerlo para salir bien librada de las situaciones más difíciles?

Es obvio que nos encantaría ser perfectas y no equivocarnos nunca como mamás, profesionistas, esposas, hijas… etc., pero es súper necesario entender que es imposible, y no sólo eso, ya es hora de que empecemos a abrazar aquellas cosas que consideramos fallos, pues también son parte de nuestra esencia. Por eso, queremos darte algunos consejos para aprender de tus errores y dejar de culparte cada vez que algo no sale tal como esperabas. 

Primero reflexionamos sobre aquello que entendemos como un error. En el trabajo es bastante fácil identificarlos porque casi siempre son tangibles y podemos nombrarlos con sólo pensarlo, por ejemplo: “olvidé una junta”, “llegué tarde”, “envié mal un email”; sin embargo cuando hablamos de los errores que cometemos como mamás es más complejo, para empezar porque no hay ningún manual que nos diga qué está bien o mal. 

Al mismo tiempo, cuando cometemos un error con nuestros hijos, casi siempre somos nosotras las únicas que lo notamos (y a veces ellos, aunque no lo vean como un error) y que nos hacemos conscientes de ello. Entendemos perfectamente que puedas llegar a sentir culpa por ello y aún así, creemos que sería mejor que cada vez trates de obtener un aprendizaje de la situación. 

mujer deteniendo su cabeza, mujer pensando viendo a la venta Patrones de pensamiento negativos
Foto de engin akyurt en Unsplash

Guarda la calma y reconócete

Desafortunadamente, muchas veces cuando cometemos algún error, perdemos los estribos y comenzamos a culparnos por todo, nos quitamos el crédito por todas las cosas que hacemos bien y automáticamente nos quitamos valor. Por eso, el primer paso para aprender de tus errores es guardar la calma y entender que sólo se trata de un pequeño tropiezo. 

Cuando estés enojada, triste o frustrada por no haber acertado a la primera, date un momento para pensar y reconocerte, esto te permitirá ver todo desde una perspectiva clara que te ayudará a resolver las dificultades. 

Cambia el fracaso por la oportunidad

Es de lo más normal del mundo que cuando sientes que te equivocaste te invada un sentimiento de fracaso y frustración, pero te invitamos a darle la vuelta para ver en la situación una oportunidad de crecimiento y aprendizaje. Pregúntate ¿qué puedo aprender de esta experiencia? ¿cómo puedo mejorar mis habilidades o mi entorno para que esto no suceda otra vez?

Quizá las primeras veces te costará trabajo encontrar claridad para encontrar oportunidades en la crisis o los errores, pero poco a poco tu mente se irá acostumbrando a este ejercicio. Verás que con esto el nivel de frustración disminuirá drásticamente. 

Vigila tus niveles de autoexigencia

Te equivocaste ¿Estás segura?. Muchas veces nos pasa que hacemos una tormenta en un vaso de agua, pues mientras creemos que cometimos un grave error, resulta que éste no fue relevante para nadie ni causó daños a terceros. 

Antes de regañarte y comenzar a culparte por todo, revisa si eso que consideras un error realmente lo es o si es producto de un nivel de autoexigencia demasiado elevado que sólo está causándote sentimientos negativos como ira y frustración. 

mujer arrepintiendose
Foto de engin akyurt en Unsplash

Convierte la culpa en responsabilidad

Cuando algo no sale como deseamos casi siempre buscamos culpables y sabemos que como Mission Mom, quizá acostumbres cargar muchos pesos en tus hombros, incluido este. 

¡Alto! Antes de intentar darle vuelta a la página haz una pausa e intenta dejar la culpa y, en todo caso, hacerte responsable de los actos y decisiones que te llevaron al lugar en donde estás.

Probablemente en un inicio no comprenderás la diferencia, pero pronto verás que al responsabilizarte es más fácil que recuperes el contro sobre tus emociones para que, desde ahí, puedas aprender y volver a la acción. 

Agrégalo a tu lista de conocimientos y habilidades

Ya que hiciste todo lo anterior, aprende a agregar tus errores en la lista de conocimiento, ¿cómo puedes hacerlo? Muy fácil, reconociendo la raíz del problema y aceptando la lección que obtuviste de la experiencia; así tendrás más claras las cosas para que en ocasiones futuras mantengas el control absoluto en situaciones iguales o similares. 

No decimos que el camino para aprender de tus errores será del todo fácil, pero vale la pena comenzar a caminarlo para ser cada día una mejor mujer. 

mujer acostada en la cama
Foto de Kinga Cichewicz en Unsplash

Share this post

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart